Justicia e internet

El sensacionalismo es una práctica muy extendida en las noticias de Estados Unidos. Cadenas como FOX (considerada como extrema derecha) emiten telediarios propios de otra época y que pueden incluso resultar cómicos según con que perspectiva se miren.

Los juicios de valores y los ataques personales no probados son comunes en una sociedad en donde la imagen pública es mucho más importante que en cualquier otro país. En el Barrington Local News, el periódico local que recibimos cada quincena en nuestra casa, se publican los nombres y fotografías de los vecinos que han cometido algún delito, ya sea que conducían borrachos, o que han atentado contra la seguridad pública del pueblo. Hay que decir pero, que la mayoría de noticias no dejan de ser meras anécdotas como: "se ha perdido un iPhone en el cine y nadie lo ha llevado a objetos perdidos", o "han aparecido 2 farolas sin bombillas en la calle...". La verdad, es que es de agradecer vivir en un entorno tan seguro...

La versión digital del Barrington Local News publica, no sólo sentencias o delitos probados, sino que incluso llega a publicar arrestos (ver noticia). Aún no se ha demostrado si esta vecina es culpable o no, es decir, aún no se ha celebrado el juicio, pero su nombre y fotografía ya ha circulado por todo el pueblo. Si finalmente sale inocente, el daño ya estará hecho... 
Pero hasta aquí ninguna novedad, puesto que los periódicos llevan haciendo esto durante años...

Aun así hay algo que si preocupa, y que no sólo está sucediendo en Estados Unidos, y es la facilidad con la que un particular puede culpar a alguien a través de internet. 
Hace unos días leí este relato de como un ciudadano "anónimo" de Barcelona había escrito en un post de un Blog recién creado, la historia de como había conseguido recuperar su bicicleta de manos del "posible" ladrón. Digo posible, porque en este caso, tampoco ha habido juicio... de hecho, y si no me equivoco, no ha habido ni denuncia a la policía.
En el Blog salen todo tipo de detalles del posible ladrón, como el teléfono, localidad de origen, nombre (posiblemente falso) y fotografía.

Ojo, no digo que seguramente sea realmente el culpable, ni mucho menos. De hecho, si uno lee el post, que esta realmente muy bien escrito, queda más que convencido de que el supuesto ladrón es más que culpable. Yo mismo viralicé el post entre mis contactos, y sobretodo entre aquellos más afines a la historia, es decir, los propietarios de una bicicleta en Barcelona.
Internet tiene esto, de entrada no es un medio tan masivo como puede ser la televisión, pero a través de la viralización puede llegar a conseguir el mismo impacto que una fotografía en medio de un telediario. Seguramente, y tal como yo hice, muchos otros internautas reenviaron este post, e incluso algunos, al reconocer al individuo de la foto, lo habrán reenviado entre vecinos y círculos comunes al mismo. 

Una vez más, repito, que tal como bien relata la historia, el sospechoso sea muy probablemente el verdadero ladrón... y muchos habrán pensado, que gran forma de tomarse la justicia por su cuenta... pero, ¿y si no lo es?
No sería mi primera vez, ni la de muchos, en la que hemos viralizado un tweet, un post, o un mail, en el que después se ha demostrado que no es cierto. Quizás uno de los casos más famosos sea el del mail que acusa de racista a Tommy Hilfiguer durante el programa de Oprah Winfrey... el daño que recibió la marca fue enorme... y todo nació a través de un post en un mail...

Los juicios personales juegan un papel muy grande en estos casos, pero por desgracia el forward, retweet, compartir o send, está sólo a un click de distancia...

Comments